Archivo | junio 2013

En Medellín se discutió la reforma al Código Penitenciario

Con la participación de distintos sectores de la sociedad se buscaron soluciones y propuestas para mejorar las condiciones de las personas recluidas en las cárceles de todo el país. La jornada, denominada la  primera Mesa Regional Construyendo una propuesta al Código Penitenciario y Carcelario, se realizó el pasado 24 de junio en el recinto de la Asamblea de Antioquia.

 Peter Ramírez. 25/06/2013

El proyecto que reforma el Código Penitenciario requiere de algunos cambios, que hagan un verdadero efecto contra la crisis carcelaria que afronta Colombia y que protejan los derechos de los internos. Esa fue una de las conclusiones de la primera Mesa Regional realizada en Medellín, que contó con la presencia de familiares de reclusos, líderes sociales, defensores de derechos, organizaciones no gubernameprimera Mesa Regional Construyendo una propuesta al Código Penitenciario y Carcelariontales, congresistas y diputados.

El objetivo principal de la jornada fue llevar propuestas e ideas concretas sobre la reforma al Código Penitenciario para que sean incluidas y debatidas en el Senado. La reforma, propuesta por el Gobierno, fue aprobada por la Cámara de Representantes y será discutida en el Senado en el segundo semestre de este año.

Algunas de las propuestas

La resocialización de los internos es uno los puntos que más se discuten en la reforma. Para el senador Édgar Espíndola, quien está en desacuerdo con la propuesta del Gobierno, “el proyecto está bien intencionado, pero cojo. No toca temas de fondo como el la de la rehabilitación y resocialización.  Además, se ha hablado mucho de construir mega cárceles y de temas operativos internos, pero no de la creación de una nueva generación de hombres y mujeres que están en las cárceles”.

Carlos Contreras, defensor de derechos humanos y director de la Corporación Construyendo Nuevos y Mejores Caminos,  destacó la postura de un sector de la Rama Judicial que le pide al Senado retomar la discusión sobre la rebaja de penas para los condenados.

También se propuso por parte de Isaac Cienfuegos, abogado de la Secretaria de Gobierno de Medellín,  una “amortización de la multa,  porque a muchas personas se les niega la libertad condicional por la imposibilidad de un pago de ésta. Además, hay que buscar que ese dinero también pueda ser pagado con labor social”.

Para Iván Cepeda, Represente a la Cámara, es necesario que los congresistas y organismos internacionales visiten y verifiquen las condiciones de las cárceles en todo el país, con el fin de brindar soluciones y ayuda a la población reclusa, porque como asegura, “una sociedad se mide de acuerdo, también, al trato que se da a las personas que están las cárceles”.

Familias de reclusos hablaron

Los familiares de los reclusos y líderes sociales tomaron la palabra durante la jornada y relataron las condicionesprimera Mesa Regional Construyendo una propuesta al Código Penitenciario y Carcelario inhumanas que se viven al interior de las cárceles y han afectado a sus seres queridos.

Uno de los principales problemas es el hacinamiento que sufren los más de 115 mil reclusos que, según el Inpec, están en los centros de reclusión. El problema se evidencia en la cárcel de Bellavista, cuyo hacinamiento es de un 207 por ciento, según cifras de la Personería de Medellín.

Durante la jornada, familiares aplaudieron la decisión de la magistrada de la Sala Laboral del Tribunal Superior de Medellín, Ana María Zapata Pérez, quien ese mismo día ratificó la orden de prohibir el ingreso de nuevos internos en Bellavista para evitar que siga creciendo el hacinamiento.

La mala calidad de los servicios de salud que reciben los internos es otro de los problemas preocupantes. Contreras comentó que muchas veces, pese a tener grandes cantidades de medicamentos donados para los reclusos, las directivas niegan el permiso para ingresar y dárselos.  

Además, Contreras recordó que, por problemas en los servicios de salud, se ha presentado un gran número de muertes dentro de las cárceles. En Bellavista, “en algo más de 2 años, 39 internos han perdido la vida y de esas muertes más del 60 por ciento están relacionadas con falta de atención médica.  Es aberrante la situación”, aseguró el defensor de derechos.

Algunos familiares criticaron el sistema de justicia, pues consideran que sus hijos fueron mal juzgados. Como el caso de Olivia, quien tiene a un hermano condenado a 9 años de cárcel y, según ella, no hubo un adecuado proceso en su caso, “él no tuvo defensa técnica, ya que el abogado que le asignaron y que estaba al lado de él no hizo nada”, asegura. Otra mujer denunciaba que durante el proceso el juez y los abogados se negaron a permitir testimonios y pruebas que mostraban la inocencia de su familiar.

Las familias de los internos también se quejaron del maltrato al que son sometidos cuando hacen las visitas, porque tienen que hacer largas filas para entrar a la cárcel, se les prohíbe llevar algunos alimentos y objetos y las requisas para visitar a sus hijas o madres resultan siendo humillantes.

Oportunidades para las personas pospenadas

Otros de los puntos mencionados fue el de la personas pospenadas. Para Cienfuegos las personas que quedan en libertad reciben “discriminación a nivel social, laboral e incluso familiar que imposibilitan que la persona pueda acceder a una adecuado proceso de resocialización”. Por eso, propone  “fortalecer la ayuda de la empresa privada, dándoles oportunidades laborales e incentivando que los contraten, por medio de  algún tipo de beneficio para esos empresarios”.

Discusión por todo el país

La primera Mesa Regional fue organizada por la Corporación Construyendo Nuevos y Mejores Caminos.  La próxima cita, para seguir dando ideas a la reforma, será en Bogotá en la próximas semanas, luego seguirán Cali, Barranquilla y Bucaramanga. La idea es recoger propuestas desde todos los puntos de vista, para sean tenidas en cuenta por el Senado durante la discusión de la reforma al Código Penitenciario.

Se espera que la dignidad y los derechos humanos de las personas en las cárceles sean primordiales en la nueva Reforma al Código Penitenciario, ya que como expresó el Representante Cepeda, “una sociedad es democrática y pacífica en la medida en que sabe hacer que las personas que han quebrantado la ley, cometido errores graves o aquellas inocentes que están en la cárcel tengan un futuro digno”. Y ojalá como espera el senador Espíndola “cuando salga un interno de una cárcel de Colombia tengamos un ciudadano trabajador, activo y una persona que tenga la oportunidad de seguirle sirviendo a su familia, a su hogar y a la sociedad”.

Información Complementaria

Para complementar la informacion sobre las opiniones acerca de la reforma al Código penitenciario y la Crisis Carcelaria, enlazamos algunos videos  publicados por La Corporación Construyendo Nuevos y Mejores Caminos.

Diego Monsalve, Director Jurídico de la Cárcel de Bellavista

Orfa Nelly Henao Giraldo, Diputada de la Asamblea de Antioquia

Jaime Álvaro Fajardo Landaeta, Exconstitucionalista de 1991

Luis Pinzón, Vicepresidente UPT BELLO

Anuncios

Bordado a Mano recibe visita del Ministerio de Justicia

La Fundación Bordado a Mano recibió con agrado y grandes expectativas la visita de la funcionaria del Ministerio de Justicia, María Mauersberger. Se espera que la fundación pueda obtener ayuda por parte del Gobierno Nacional para seguir trabajando por las mujeres pospenadas.

Peter Ramírez 17/06/2013

Mejorar las condiciones de las mujeres recluidas y brindar oportunidades para recuperar su vida cuando quedan en libertad, fueron los deseos que las mujeres de Bordado a Mano hicieron llegar al Ministerio de Justicia de Colombia, por medio de Mauersberger, el viernes 14 de junio.

Visita a la fundación Bordado a Mano

La funcionaria, nacida en Alemania, quiso conocer la fundación, pues quería enterarse de cerca sobre la labor que se hace para ayudar y ofrecer empleo a las más de 35 mujeres pospenadas, que hoy hacen parte de la misma. “Es el único proyecto de pospenadas que yo he conocido hasta ahora. Y que sea para mujeres me parece todavía mejor e interesante, porque muchas de ellas son cabezas de hogar y necesitan sacar adelante a sus hijos”, expresó Mauersberger.

Oportunidades y sede propia

La visita incluyó un diálogo con las mujeres que actualmente trabajan en la fundación, quienes aprovecharon la ocasión para solicitar ayuda al Gobierno. “Necesitamos apoyo para pagar los servicios públicos, pues algunas veces nos hemos quedado sin luz para cumplir las labores”, fue una de las sugerencias.

Las mujeres empleadas en Bordado a Mano coincidieron en que lo más importante ahora es contar con una sede propia, donde puedan trabajar cómodamente y que le permita a la fundación ahorrar el dinero que paga cada mes por la sede actual y así ampliar el número de pospenadas, pues muchas de ellas se quedan sin la oportunidad de trabajar.

Mujeres señaladas

Otro de los problemas que sufren las mujeres pospenadas es la estigmatización por parte de la sociedad y que se refleja cuando ellas buscan trabajo. Muchas de ellas han presentado entrevistas y pasado los procesos de selección en varias empresas, pero, finalmente, han sido descartadas, por sus pasados judiciales. “Ya tenemos el estigma de expresidiarias” dijeron las mujeres a la funcionaria del Ministerio de Justicia.

La mayoría de mujeres que sale de la cárcel se ve sin oportunidades laborales y muchas necesidades en sus hogares. Ante esta situación, muchas reinciden en los delitos. Por eso, piden que les brinden posibilidades para obtener ingresos, “necesitamos un jaloncito” aseguran.

Crisis carcelaria

Las mujeres de Bordado a Mano también dialogaron sobre la situación de las cárceles en la ciudad. Muchas de ellas tienen amigos o familiares allí, por eso, comentaron a Mauersberger su preocupación por la baja calidad de los servicios que se les prestan a los reclusos al interior de las prisiones. Algunas, han visto cómo las condiciones actuales se han ido deteriorando mucho más, comparado a cuando ellas estaban tras las rejas.

Desde el Ministerio de Justicia se viene trabajando para solucionar la crisis carcelaria, una de esas medidas es un nuevo Código Penitenciario, el cual se debate en el Congreso y que busca poner fin al hacinamiento, las injusticias y problemas de salud que se viven en las cárceles de todo el país. Fundación Bordado a Mano

Mauersberger, quien es trabajadora social, reconoce que en sus visitas a las cárceles de todo el país ha visto situaciones diferentes. “Algunas cárceles están muy viejas, otras funcionan mal por la mala gestión de los directores, pero hay unas con buenos programas de resocialización de mujeres mientras cumplen condena, como en Pereira y Bucaramanga”, cuenta.

“He visto casos en que la gente está sola en la cárcel y no tienen oportunidades de hacer nada, me parece una medida muy dura que ojalá se pueda cambiar”, afirma la funcionaria.

Para Cruz Elena Palacio, directora de la Fundación Bordado a Mano, la visita del Ministerio de Justicia es una oportunidad para sacar adelante la fundación y conseguir más recursos para crear nuevos cupos para mujeres pospenadas y para sacar adelante los proyectos planteados. En este momento “trabajamos con las uñas pero con mucho cariño”, dice.

Visita llena de esperanza

Con un recorrido por las instalaciones de Bordado a Mano terminó la visita de Mauersberger, en la cual pudo conocer los talleres de confecciones, de bordado y de ensamble. “Ojalá que se pueda ampliar este proyecto para que muchas más mujeres puedan trabajar y tener una base de vida. Les deseo mucha suerte”, dijo la funcionaria como despedida.

Todas las personas que trabajan en Bordado a Mano tienen la esperanza de que esta visita dé frutos en poco tiempo. En vista de que los gobiernos locales no les han brindado mucho apoyo, esperan que desde el Gobierno Nacional se pueda conseguir alguna ayuda y que el sueño de una sede propia se haga realidad. Fundación Bordado a Mano