Archivo de etiquetas| Crisis Carcelaria

En Medellín se buscan soluciones para frenar la crisis carcelaria

El Concejo de Medellín debatió este miércoles 9 de octubre, sobre la crisis carceleria que se presenta en El Pedregal y Bellavista. En la ciudad, cada día, 30 personas son ingresadas a los centros de reclusión. La prevención del delito y una mejor calidad de los procesos de reintegración son algunas de las acciones propuestas para darle solución a esta problemática.

 Peter Ramírez. 10/10/2013

El hacinamiento es el principal problema que se ve en las cárceles de todo el país.  Y en Medellín, según el Inpec, diariamente son remitidas 30 personas desde los calabozos de la Alpujarra a los centros de reclusión de la ciudad. Ante esta situación, se hace imposible evitar la sobrepoblación en El Pedregal y Bellavista,  lo que genera la vulneración de muchos de los derechos de los reclusos.Debate-Concejo- fundación-Bordado-a-mano

Para la directora Regional Noroeste del Inpec, Diana Carmenza Rúa,  el hacinamiento en Medellín es una situación preocupante y refleja la problemática delincuencial de  la ciudad. “Desde el Inpec se evidencia que los índices de delincuencia en la ciudad se incrementan por  el alto número de internos que nos han entregado cada día. Si seguimos con esa tendencia tan elevada al delito, va a ser bien complicado que podamos llegar a bajar algún día el nivel de hacinamiento”.

Entre los delitos más comunes de las personas remitidas a los centros carcelarios están: porte de estupefacientes, concierto para delinquir y hurto. Por eso, “se hace necesaria la estructuración de una política criminal, porque el sistema se va a reventar “, expresó la funcionaria.

Al 30 de septiembre del 2013, el hacinamiento en Bellavista alcanzó el 186 por ciento, con una población cercana a los 7 mil internos. Y en El Pedregal, en la sección de hombres, alcanza el 48 por ciento de sobrepoblación.

Prevención del delito

Frente a esa problemática delincuencial, que se refleja  en el hacinamiento  de los centros penitenciarios, se debatió en el Concejo de Medellín para encontrar posibles soluciones a la crisis carceleria.

Para el concejal Yefferson Miranda, uno de los proponentes del debate, se debe buscar un nuevo modelo  de intervención y atención del delito, que ayude a superar la situación en los centros de reclusión. “Hemos planteado que el problema de las cárceles es un síntoma, no la problemática real. La problemática es el delito”,  afirmó Miranda.

La propuesta del concejal Miranda contempla un modelo de prevención del delito, y que durante el proceso de reclusión y de reintegración en las cárceles, exista un acompañamiento jurídico, sicológico, ocupacional y de emprendimiento del interno. Además, para el concejal del Partido Verde, también se hace necesario  atacar la reincidencia por parte de las personas que quedan en libertad.  “Lo que se busca es mitigar y atender el problema del delito, no solo buscar la judicialización”,  afirmó.??????????????????????????????????????????

Los problemas en las cárceles

La sesión en el Concejo sirvió para reiterar los problemas en las cárceles y que atentan contra la dignidad de las reclusos.

El personero de Medellín,  Rodrigo Ardila, dio cuenta de los problemas que se presentan en las cárceles, como el hacinamiento, la violencia, deficiencias en materia de servicios públicos y las carencias de oportunidades y medios para la resocialización  de los reclusos.

En materia de salud,  el personero afirmó que “continúa en cuidados intensivos. Hay procedimientos y ayudas diagnósticas represadas. Además,  se presentan importantes  limitaciones para garantizar el derecho a la salud en el suministro de medicamentos”.

Por parte del Inpec también se presentaron quejas frente al servicio de salud.  “Seguimos requiriendo a Caprecom de manera muy seria para que venga y nos cumpla con soluciones adecuadas a situaciones como el suministro de medicamentos y los procedimientos represados.  No podemos continuar de la misma forma”, afirmó Rúa.

Una de la soluciones propuestas por los concejales para mitigar el problema de salud fue la de estudiar la posibilidad para que la EPS Savia Salud sea la encargada de brindar los servicios de médicos a la población carceleria.

Discriminación laboral

Otro de los puntos a debatir fue el proceso de resocialización que se debería cumplir en las cárceles y que en la actualidad presenta muchas deficiencias. Por ejemplo, en Bellavista, el Inpec se vio obligado a convertir espacios destinados al estudio y al trabajo de los reclusos en lugares para dormir.

Durante la sesión, también se habló del problema de rechazo que sufren las personas que buscan un trabajo después de salir de la cárcel, a causa de sus  antecedentes judiciales.

Para el concejal Miranda “la discriminación laboral delimita el camino otra vez hacia la delincuencia o hacia la informalidad. Delinque y otra vez para la cárcel, ese es el modelo que tenemos en esta sociedad”. Para él, se hace necesario “exenciones tributarias para empresarios que den empleo a los pospenados”.

Cabe recordar que el artículo 98 de la Ley 633 de 2000, establece los beneficios tributarios de las empresas que vinculen personas pospenadas a sus empresas. De todas maneras, pese a lo estipulado,  es evidente que pocas empresas dan oportunidades a la población que queda en libertad. Es por esta razón que la Fundación Bordado a Mano trabaja para que las personas pospenadas tengan oportunidades laborales dignas y que les ayude al sustento de sus familias, pero sobre todo para que ellas cumplan con el objetivo  de una verdadera resocialización y que se sientan  parte de la sociedad en esta nueva etapa de sus vidas.

En la actualidad, Bordado a Mano cuenta con el apoyo de Industrias Gales e industrias de Acero IDEACE, quienes brindan trabajo a cerca de 20 mujeres pospenadas. Aun así, requerimos el apoyo de instituciones oficiales y de la empresa privada para aumentar el número de personas trabajando, continuar cumpliendo con nuestra labor social y desarrollar otras iniciativas productivas con más mujeres que quieren aprovechar otra oportunidad.

????????????????????????????????????????Acciones frente a la crisis

Como estrategia a nivel nacional, el Inpec dio a conocer una iniciativa que busca crear 60 mil nuevos cupos en las cárceles de todo el país en los próximos años.

Por su parte, el concejal Miranda anunció que el Área Metropolitana destinará 20 mil millones de pesos al Ministerio de Justicia, para que se invierta en las cárceles de Medellín, y así se podría ayudar a ampliar la infraestructura de ambos centros carcelarios y crear más cupos.

También se habló de la necesidad de fortalecer las acciones de prevención en los niños y  adolescentes,  pues casi el 50 por ciento de los reclusos en Medellín son jóvenes, lo que evidencia los problemas sociales de la ciudad y que los grupos delincuenciales se aprovechan de esa población.??????????????????????????????????????????

Los familiares de los reclusos también tuvieron  su espacio y brevemente  manifestaron los problemas que sus seres queridos viven en las cárceles, como los constantes atropellos y maltratos, los malos servicios en la alimentación y las fallas en el suministro de medicamentos.

Por último, Diana Carmenza Rúa, hizo llamado para buscar una política penitenciaria que permita el buen tratamiento a estas personas.  “No podemos olvidar jamás que los internos que están en los establecimientos  continúan con su condición de ciudadanos y a ellos también hay que dirigirles programas que beneficien sus condiciones de vida”.

Anuncios

“Cada día se agudiza más la crisis penitenciaria”: Luz Marina Acevedo

Entrevista con Luz Marina Acevedo, investigadora de la Personería de Medellín, quien habla sobre la situación de Derechos Humanos en las cárceles en Medellín y sobre las acciones que se toman para evitar que los internos sean vulnerados en materia de salud, educación, alimentación, entre otros.

Peter Ramírez. 07/10/2013

Las personas privadas de la libertad experimentan constantemente la vulneración de sus derechos, algo  que ha generado una crisis carcelería en todo el país sin que todavía se vea una solución definitiva. Una de las instituciones encargadas de promover y defender los derechos de los reclusos es la Personería de Medellín, que en los últimos años ha hecho informes sobre la realidad que se vive en los centros penitenciarios,  frente a temas como el de la dignidad humana, la salud, la alimentación, el trabajo y la enseñanza.Luz Marina Acevedo - Personería de Medellín

Luz Marina Acevedo Jaramillo, abogada e investigadora de la Unidad Permanente de Derechos Humanos de la Personería de Medellín, trabaja desde hace 4 años la situación de las cárceles en la ciudad, las visita y atiende las quejas y  los problemas de los reclusos. Con esa experiencia, es una de las personas que conoce al detalle la situación de los centros carcelarios El Pedregal y Bellavista. Para ella, los problemas como el hacinamiento y la falla en los servicios de salud siguen aumentando y  es hora de que el Estado tome medidas de fondo para solucionarlos.

Frente a los derechos humanos, ¿cuál es  la situación que se vive en las cárceles Bellavista y El Pedregal?

Las mayores quejas de los internos las hemos recibido por el maltrato.  Por ejemplo, en El Pedregal se quejan de tratos indignos por parte del cuerpo de custodia y vigilancia, también, por los castigos colectivos y de la prestación del servicio de salud.

En Bellavista, el mayor porcentaje de quejas es en salud. También se reciben otras por las requisas que hacen en las celdas los auxiliares bachilleres, quienes muchas veces no siguen las normas debidas y los reclusos manifiestan que entran a dañarles sus pertenencias.

¿Cómo actúan cuando reciben las quejas y problemas respecto a los servicios de salud en las cárceles?

Nosotros vamos y recibimos la queja al interno frente a la situación de salud que presenta, la analizamos, miramos la historia clínica y le hacemos la entrevista a él. Luego verificamos qué tratamiento se le ha dado. De acuerdo a esa situación, acudimos a Caprecom y solicitamos que lo valoren y que si tiene algún procedimiento represado se le preste la debida atención y ya, en circunstancias últimas, recurrimos a la acción de tutela. En el tema de salud, En el año 2009, se presentaron a Caprecom 150 tutelas y este año ya van 1.100. Eso demuestra que los problemas se van acrecentando y las soluciones no se ven.

Otro problema en las cárceles es el hacinamiento, ¿qué han encontrado cuando visitan esos centros carcelarios?

Sabemos que Bellavista tiene una capacidad para 2.424 personas y en este momento tenemos alrededor de siete mil.  En El Pedregal, la sección de hombres tiene capacidad para 1.129 y en la actualidad tiene alrededor de 1.400 hombres. El hacinamiento se incrementa cada día más. Uno ve que el hacinamiento es muy grande y es una situación infrahumana. Por ejemplo, en Bellavista, en los pabellones 2, 5 y 8 hay entre 1.500 y 1.800 internos en cada uno, solo hay dos unidades de guardias, y ves esa gente durmiendo en el piso y, si no hay espacio, duermen debajo de los lavamanos o los baños.  En estos momentos, están durmiendo colgados en hamacas porque ya no les alcanza el espacio.

Uno entra ahí y dice: ‘¡Dios mío! Esta gente cómo duerme aquí, antes no se enferman’. El hacinamiento también genera problemas de convivencia porque, por ejemplo,  si pasaste y pisaste al otro entonces hay una disputa entre ellos.

¿Cómo actúa la Personería frente a los problemas que ha encontrado en las cárceles?

El trabajo que hace la Personería de Medellín es bien importante, porque nosotros recibimos la queja directamente del interno, hacemos visitas de verificación frente a la situación que presentan y estamos prestos a cualquier inquietud por parte de ellos.  Además,  hacemos seguimiento a todos esos temas y,  en caso de ser necesario, denunciamos el caso ante las entidades respectivas.

También, asistimos a los consejos de disciplina en las dos cárceles, allí es donde se califica la conducta de los internos y  se les sanciona por violación del régimen interno del establecimiento.

¿Qué otras medidas se toman desde la Personería para solucionar los problemas denunciados por internos?

Hemos tomado acciones institucionales frente a las quejas que se presentan. Por eso, estamos constantemente capacitando, tanto a la población interna como a los funcionarios. En este momento, a los internos de Bellavista  se les está dictando un diplomado que habla sobre la salud mental, la parte sicológica y emotiva en la cárcel. Hemos hechos diplomados frente al régimen de visitas, de los aspectos legales y constitucionales del tema carcelario y de derechos humanos.

¿Qué piensa del proceso de reinserción social que se debería cumplir en las cárceles?

La parte de reinserción realmente no se cumple, por ejemplo, en Bellavista hay un plan ocupacional para 3.100 personas, cuando tenemos 5.000 condenados. De esas 3.100 personas que pueden redimir su pena con trabajo, tenemos apenas como 1.500 que lo hacen.

El plan ocupacional actual no da para que las personas condenadas puedan redimir su pena. Muchas personas condenadas no pueden tener rebaja porque no hay forma de que inmediatamente entren a la cárcel, empiecen a trabajar, hace falta logística e infraestructura para  ello, además, no hay personal para que los evalúe y esté pendiente de los cambios de fase de los internos. Hay muchas falencias en ese tema y la deficiencia del personal humano es bastante para poder atender esta población.Luz Marina Acevedo - Personería de Medellín

¿Cuál es su opinión sobre la crisis carcelaria y penitenciaria que se presenta en los centros de reclusión de todo el país?

Lo que he visto en estos 4 años que llevo trabajando el tema de las cárceles, es que cada día se agudiza esta crisis penitenciaria y el hacinamiento se incrementa. Las medidas que se toman no son las adecuadas para atacar la crisis, porque se convierten en acciones  que se van acumulando una tras otra, pero el problema de fondo sigue ahí latente.

La crisis penitenciaria se debe a un problema estructural, del cual el Estado es el responsable, porque dicha crisis no es problema de la Directora Regional del Inpec, ni de los directores de establecimiento, ni del Personero de Medellín, ni del Defensor del Pueblo o Procurador, es un problema estructural del sistema carcelario del país.

La idea no es construir más cárceles y pensar que con eso terminamos la crisis. Pienso que hay que hacer una verdadera política penitenciaria que nos pueda dar una solución a toda esta situación, porque la delincuencia no termina y siempre está ahí.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

En el último informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos de 2012, divulgado en febrero de este año, la Personería de Medellín señaló los problemas en salud, alimentación y de maltrato que afrontan las personas recluidas en los centros carcelarios de la ciudad.

Derecho a la vida

  • Se estableció que en  El Pedregal y Bellavista no se cuenta con el número de guardias suficientes para vigilar, respetar y hacer valer los derechos de los internos. “Bellavista cuenta con 180 guardianes que prestan sus servicios durante las 24 horas, deben controlar y atender una población de 7.448 personas privadas de la libertad, y El Pedregal cuenta con 190 guardianes para prestar los servicios de custodia y vigilancia”. Como consecuencia, se generan problemas de seguridad y de integridad física de los reclusos.

Dignidad humana

  • El hacinamiento es uno de los mayores problemas y genera mucha vulneración  de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad.
  • En el año 2007, en Bellavista se registró una población de 4.394 reclusos, con sobrepoblación de 1.970 y hacinamiento del 81 por ciento y, en año 2012, la cifra aumentó a 7.448, con una sobrepoblación de 5.024 y un hacinamiento del 207 por ciento.

Salud

  • Uno de los detonantes de la crisis carcelaria fue el servicio de salud deficiente prestado a los internos. El año pasado, Caprecom, la empresa encargada de brindar el servicio en salud, tenía un represamiento de 648 procedimientos entre tratamientos médicos y especialidades, además 175 fórmulas represadas. A esto se le suma la necesidad que tienen los reclusos de interponer acciones de tutela, como único mecanismo útil para poder acceder a los servicios de salud. El año pasado, se presentaron 768 tutelas.
  • En el año 2012, en Bellavista se presentaron 18 defunciones por causa natural “según versiones de las familias, al parecer, las muertes ocurrieron por falta de atención médica oportuna”.
  • Los centros carcelarios no cuentan con adecuadas instalaciones para dar cuidados a los internos. Se evidencia la falta de un espacio físico,  tanto en Bellavista, como en El Pedregal para atender a la población reclusa con problemas de salud mental.

Alimentación

  • Según el informe, el 80 por ciento de los internos e internas en las cárceles de Bellavista y El Pedregal “consideran que la alimentación suministrada es insuficiente, y no es higiénica ni nutritiva”.

Entre las recomendaciones de la Personería para mejorar las condiciones de los reclusos y que no vulneren sus derechos están:

  • Inversión económica para la infraestructura de los centros carcelarios.
  • El Inpec, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Justicia deben buscar soluciones para mejorar los servicios de salud  en las cárceles.
  • Tomar medidas para evitar tratos crueles, inhumanos y degradantes a los reclusos.
  • Promover entre los reclusos el acceso a oportunidades laborales y el desarrollo de algún oficio o trabajo digno, con programas de largo plazo y convenios con empresas privadas o  estatales y dentro de los centros penitenciarios.

En Medellín se discutió la reforma al Código Penitenciario

Con la participación de distintos sectores de la sociedad se buscaron soluciones y propuestas para mejorar las condiciones de las personas recluidas en las cárceles de todo el país. La jornada, denominada la  primera Mesa Regional Construyendo una propuesta al Código Penitenciario y Carcelario, se realizó el pasado 24 de junio en el recinto de la Asamblea de Antioquia.

 Peter Ramírez. 25/06/2013

El proyecto que reforma el Código Penitenciario requiere de algunos cambios, que hagan un verdadero efecto contra la crisis carcelaria que afronta Colombia y que protejan los derechos de los internos. Esa fue una de las conclusiones de la primera Mesa Regional realizada en Medellín, que contó con la presencia de familiares de reclusos, líderes sociales, defensores de derechos, organizaciones no gubernameprimera Mesa Regional Construyendo una propuesta al Código Penitenciario y Carcelariontales, congresistas y diputados.

El objetivo principal de la jornada fue llevar propuestas e ideas concretas sobre la reforma al Código Penitenciario para que sean incluidas y debatidas en el Senado. La reforma, propuesta por el Gobierno, fue aprobada por la Cámara de Representantes y será discutida en el Senado en el segundo semestre de este año.

Algunas de las propuestas

La resocialización de los internos es uno los puntos que más se discuten en la reforma. Para el senador Édgar Espíndola, quien está en desacuerdo con la propuesta del Gobierno, “el proyecto está bien intencionado, pero cojo. No toca temas de fondo como el la de la rehabilitación y resocialización.  Además, se ha hablado mucho de construir mega cárceles y de temas operativos internos, pero no de la creación de una nueva generación de hombres y mujeres que están en las cárceles”.

Carlos Contreras, defensor de derechos humanos y director de la Corporación Construyendo Nuevos y Mejores Caminos,  destacó la postura de un sector de la Rama Judicial que le pide al Senado retomar la discusión sobre la rebaja de penas para los condenados.

También se propuso por parte de Isaac Cienfuegos, abogado de la Secretaria de Gobierno de Medellín,  una “amortización de la multa,  porque a muchas personas se les niega la libertad condicional por la imposibilidad de un pago de ésta. Además, hay que buscar que ese dinero también pueda ser pagado con labor social”.

Para Iván Cepeda, Represente a la Cámara, es necesario que los congresistas y organismos internacionales visiten y verifiquen las condiciones de las cárceles en todo el país, con el fin de brindar soluciones y ayuda a la población reclusa, porque como asegura, “una sociedad se mide de acuerdo, también, al trato que se da a las personas que están las cárceles”.

Familias de reclusos hablaron

Los familiares de los reclusos y líderes sociales tomaron la palabra durante la jornada y relataron las condicionesprimera Mesa Regional Construyendo una propuesta al Código Penitenciario y Carcelario inhumanas que se viven al interior de las cárceles y han afectado a sus seres queridos.

Uno de los principales problemas es el hacinamiento que sufren los más de 115 mil reclusos que, según el Inpec, están en los centros de reclusión. El problema se evidencia en la cárcel de Bellavista, cuyo hacinamiento es de un 207 por ciento, según cifras de la Personería de Medellín.

Durante la jornada, familiares aplaudieron la decisión de la magistrada de la Sala Laboral del Tribunal Superior de Medellín, Ana María Zapata Pérez, quien ese mismo día ratificó la orden de prohibir el ingreso de nuevos internos en Bellavista para evitar que siga creciendo el hacinamiento.

La mala calidad de los servicios de salud que reciben los internos es otro de los problemas preocupantes. Contreras comentó que muchas veces, pese a tener grandes cantidades de medicamentos donados para los reclusos, las directivas niegan el permiso para ingresar y dárselos.  

Además, Contreras recordó que, por problemas en los servicios de salud, se ha presentado un gran número de muertes dentro de las cárceles. En Bellavista, “en algo más de 2 años, 39 internos han perdido la vida y de esas muertes más del 60 por ciento están relacionadas con falta de atención médica.  Es aberrante la situación”, aseguró el defensor de derechos.

Algunos familiares criticaron el sistema de justicia, pues consideran que sus hijos fueron mal juzgados. Como el caso de Olivia, quien tiene a un hermano condenado a 9 años de cárcel y, según ella, no hubo un adecuado proceso en su caso, “él no tuvo defensa técnica, ya que el abogado que le asignaron y que estaba al lado de él no hizo nada”, asegura. Otra mujer denunciaba que durante el proceso el juez y los abogados se negaron a permitir testimonios y pruebas que mostraban la inocencia de su familiar.

Las familias de los internos también se quejaron del maltrato al que son sometidos cuando hacen las visitas, porque tienen que hacer largas filas para entrar a la cárcel, se les prohíbe llevar algunos alimentos y objetos y las requisas para visitar a sus hijas o madres resultan siendo humillantes.

Oportunidades para las personas pospenadas

Otros de los puntos mencionados fue el de la personas pospenadas. Para Cienfuegos las personas que quedan en libertad reciben “discriminación a nivel social, laboral e incluso familiar que imposibilitan que la persona pueda acceder a una adecuado proceso de resocialización”. Por eso, propone  “fortalecer la ayuda de la empresa privada, dándoles oportunidades laborales e incentivando que los contraten, por medio de  algún tipo de beneficio para esos empresarios”.

Discusión por todo el país

La primera Mesa Regional fue organizada por la Corporación Construyendo Nuevos y Mejores Caminos.  La próxima cita, para seguir dando ideas a la reforma, será en Bogotá en la próximas semanas, luego seguirán Cali, Barranquilla y Bucaramanga. La idea es recoger propuestas desde todos los puntos de vista, para sean tenidas en cuenta por el Senado durante la discusión de la reforma al Código Penitenciario.

Se espera que la dignidad y los derechos humanos de las personas en las cárceles sean primordiales en la nueva Reforma al Código Penitenciario, ya que como expresó el Representante Cepeda, “una sociedad es democrática y pacífica en la medida en que sabe hacer que las personas que han quebrantado la ley, cometido errores graves o aquellas inocentes que están en la cárcel tengan un futuro digno”. Y ojalá como espera el senador Espíndola “cuando salga un interno de una cárcel de Colombia tengamos un ciudadano trabajador, activo y una persona que tenga la oportunidad de seguirle sirviendo a su familia, a su hogar y a la sociedad”.

Información Complementaria

Para complementar la informacion sobre las opiniones acerca de la reforma al Código penitenciario y la Crisis Carcelaria, enlazamos algunos videos  publicados por La Corporación Construyendo Nuevos y Mejores Caminos.

Diego Monsalve, Director Jurídico de la Cárcel de Bellavista

Orfa Nelly Henao Giraldo, Diputada de la Asamblea de Antioquia

Jaime Álvaro Fajardo Landaeta, Exconstitucionalista de 1991

Luis Pinzón, Vicepresidente UPT BELLO

Bordado a Mano recibe visita del Ministerio de Justicia

La Fundación Bordado a Mano recibió con agrado y grandes expectativas la visita de la funcionaria del Ministerio de Justicia, María Mauersberger. Se espera que la fundación pueda obtener ayuda por parte del Gobierno Nacional para seguir trabajando por las mujeres pospenadas.

Peter Ramírez 17/06/2013

Mejorar las condiciones de las mujeres recluidas y brindar oportunidades para recuperar su vida cuando quedan en libertad, fueron los deseos que las mujeres de Bordado a Mano hicieron llegar al Ministerio de Justicia de Colombia, por medio de Mauersberger, el viernes 14 de junio.

Visita a la fundación Bordado a Mano

La funcionaria, nacida en Alemania, quiso conocer la fundación, pues quería enterarse de cerca sobre la labor que se hace para ayudar y ofrecer empleo a las más de 35 mujeres pospenadas, que hoy hacen parte de la misma. “Es el único proyecto de pospenadas que yo he conocido hasta ahora. Y que sea para mujeres me parece todavía mejor e interesante, porque muchas de ellas son cabezas de hogar y necesitan sacar adelante a sus hijos”, expresó Mauersberger.

Oportunidades y sede propia

La visita incluyó un diálogo con las mujeres que actualmente trabajan en la fundación, quienes aprovecharon la ocasión para solicitar ayuda al Gobierno. “Necesitamos apoyo para pagar los servicios públicos, pues algunas veces nos hemos quedado sin luz para cumplir las labores”, fue una de las sugerencias.

Las mujeres empleadas en Bordado a Mano coincidieron en que lo más importante ahora es contar con una sede propia, donde puedan trabajar cómodamente y que le permita a la fundación ahorrar el dinero que paga cada mes por la sede actual y así ampliar el número de pospenadas, pues muchas de ellas se quedan sin la oportunidad de trabajar.

Mujeres señaladas

Otro de los problemas que sufren las mujeres pospenadas es la estigmatización por parte de la sociedad y que se refleja cuando ellas buscan trabajo. Muchas de ellas han presentado entrevistas y pasado los procesos de selección en varias empresas, pero, finalmente, han sido descartadas, por sus pasados judiciales. “Ya tenemos el estigma de expresidiarias” dijeron las mujeres a la funcionaria del Ministerio de Justicia.

La mayoría de mujeres que sale de la cárcel se ve sin oportunidades laborales y muchas necesidades en sus hogares. Ante esta situación, muchas reinciden en los delitos. Por eso, piden que les brinden posibilidades para obtener ingresos, “necesitamos un jaloncito” aseguran.

Crisis carcelaria

Las mujeres de Bordado a Mano también dialogaron sobre la situación de las cárceles en la ciudad. Muchas de ellas tienen amigos o familiares allí, por eso, comentaron a Mauersberger su preocupación por la baja calidad de los servicios que se les prestan a los reclusos al interior de las prisiones. Algunas, han visto cómo las condiciones actuales se han ido deteriorando mucho más, comparado a cuando ellas estaban tras las rejas.

Desde el Ministerio de Justicia se viene trabajando para solucionar la crisis carcelaria, una de esas medidas es un nuevo Código Penitenciario, el cual se debate en el Congreso y que busca poner fin al hacinamiento, las injusticias y problemas de salud que se viven en las cárceles de todo el país. Fundación Bordado a Mano

Mauersberger, quien es trabajadora social, reconoce que en sus visitas a las cárceles de todo el país ha visto situaciones diferentes. “Algunas cárceles están muy viejas, otras funcionan mal por la mala gestión de los directores, pero hay unas con buenos programas de resocialización de mujeres mientras cumplen condena, como en Pereira y Bucaramanga”, cuenta.

“He visto casos en que la gente está sola en la cárcel y no tienen oportunidades de hacer nada, me parece una medida muy dura que ojalá se pueda cambiar”, afirma la funcionaria.

Para Cruz Elena Palacio, directora de la Fundación Bordado a Mano, la visita del Ministerio de Justicia es una oportunidad para sacar adelante la fundación y conseguir más recursos para crear nuevos cupos para mujeres pospenadas y para sacar adelante los proyectos planteados. En este momento “trabajamos con las uñas pero con mucho cariño”, dice.

Visita llena de esperanza

Con un recorrido por las instalaciones de Bordado a Mano terminó la visita de Mauersberger, en la cual pudo conocer los talleres de confecciones, de bordado y de ensamble. “Ojalá que se pueda ampliar este proyecto para que muchas más mujeres puedan trabajar y tener una base de vida. Les deseo mucha suerte”, dijo la funcionaria como despedida.

Todas las personas que trabajan en Bordado a Mano tienen la esperanza de que esta visita dé frutos en poco tiempo. En vista de que los gobiernos locales no les han brindado mucho apoyo, esperan que desde el Gobierno Nacional se pueda conseguir alguna ayuda y que el sueño de una sede propia se haga realidad. Fundación Bordado a Mano