Archivo de etiquetas| Resocialización

Rebaja de penas, una estrategia para disminuir el hacinamiento

En el Congreso se debatirá esta semana el Proyecto de Ley sobre la rebaja de penas por una única vez. Esta iniciativa se sumaría a otros mecanismos con los que cuentan las personas privadas de la libertad para disminuir su condena. Un ejemplo de ello es Luz Dary, quien con disciplina y educación, obtuvo una rebaja de penas y se encontró de nuevo en libertad y con la convicción de no volver a cometer los errores que la llevaron a la cárcel.

Peter Ramírez. 11/11/2013

Aprovechar el paso por la cárcel para estudiar y trabajar puede ser la mejor manera de sobrellevar la pérdida de la libertad y también de reducir el tiempo de la condena. Así lo entendió Luz Dary Zapata, quien desde que llegó a El Buen Pastor a cumplir una condena de 51 meses,  pudo, gracias a su buena conducta y su dedicación laboral, disminuir su pena en 10 meses y salir para disfrutar de una nueva vida lejos de la ilegalidad.F-Bordado-a-Mano--foro--rebaja-de-penas-6

Para ella, el camino hacia la cárcel comenzó cuando en marzo de 2008  fue condenada por posesión de droga. Ante el juez reconoció los cargos y así pudo obtener el primer beneficio para reducir su condena, la cual pasó de 61 a 51 meses.

En la cárcel, estudió durante 9 meses y por eso obtuvo una rebaja de 90 días. Al año, empezó a trabajar en el ensamble de piezas, actividad que hizo durante 33 meses y con la cual pudo completar los 10 meses de rebaja.

Para ella, la oportunidad de trabajo fue lo mejor que le sucedió, porque así pudo entretenerse y enviar dinero a su familia. “Uno allá siempre busca trabajo, porque así se le olvida la pena que está pagando y es bueno tener el sueldito”, dice.

En octubre de 2012, quedó en libertad y pudo regresar a su casa para compartir con sus cinco hijos y tres nietos. Contenta por dejar atrás las rejas, reconoce que no quedó debiendo nada. “Estoy limpia, no debo ni un día”, afirma.

Luz Dary tuvo la oportunidad de trabajar y estudiar y así cumplir satisfactoriamente el proceso de resocialización que se debería cumplir en todos los centros de reclusión, el cual contempla estímulos para que los internos participen en actividades artísticas, deportivas, de lectura, recreación o enseñanza y que éstas les permitan obtener beneficios para redimir sus penas.

Sin embargo, pese a que en Colombia las leyes establecen distintos mecanismo para que los internos obtengan esas rebajas, estos muchas veces no se cumplen. Entre los problemas que impiden la aplicación de esos beneficios están: la falta de espacios para brindar trabajo, educación o recreación a los presos; la escasez de personal y recursos económicos para supervisar y acompañar esas actividades, y el hacinamiento en los centros carcelarios, el cual genera la vulneración de los derechos de las personas privadas de la libertad, entre ellos, el acceso a oportunidades laborales y educativas.

Disminuir el hacinamiento

Precisamente para buscar reducir el hacinamiento en las cárceles, fue presentado el proyecto de ley 82 de 2013, “por la cual se concede rebaja de pena, por una única vez”.  Esta permite reducir la quinta parte de la condena a quienes se encuentren privados de la libertad. Se excluye de este beneficio a las personas condenadas por delitos de lesa humanidad y a los que comentan delitos contra menores de edad.F-Bordado-a-Mano--foro--rebaja-de-penas-1

En el proyecto, que fue radicado el 4 de septiembre del 2013, se reconoce que “aunque no soluciona en su totalidad la crisis del sistema criminal en Colombia, redundará en beneficios para el sistema penitenciario, para las familias de los internos, para la sociedad en general, pero sobre todo, logrará disminuir la cifra de hacinamiento en los establecimientos del país”.

La iniciativa fue presentada por el senador conservador Juan Manuel Corzo, quien reitera que “los problemas en las cárceles son muy grandes y los familiares están sufriendo mucho.  Los presos no se resocializan y cuando quedan en libertad son rechazados por la sociedad y se agrava la situación criminal”. Además, el senador espera sacar adelante la iniciativa,  “al principio puede tener un poco de rechazo, en una sociedad que le da la espalda a un tema social como el de la población carcelaria”,  asegura.

Antes de que el proyecto se debata en el Congreso se han hecho dos foros para socializar la inactiva. El primero fue en Bogotá y el segundo, en Medellín. Este último tuvo lugar el 1 de noviembre de este año, y contó con la participación del Personero de Medellín, algunos diputados, concejales, abogados y defensores de derechos humanos, entre otros. Todos ellos expresaron ante las familias de los presos sus opiniones respecto al proyecto de ley.

Opiniones sobre la ley

Varios de los expertos coincidieron en la necesidad de trabajar conjuntamente con organizaciones sociales y los familiares de los reclusos para sacar adelante la iniciativa, y que pueda sobreponerse a un rechazo en el Congreso y de la opinión pública.

El diputado Jorge Gómez Gallego, del Polo Democrático Alternativo,  valora que el proyecto busque disminuir el F-Bordado-a-Mano--foro--rebaja-de-penas-2hacinamiento y aclara que “no es un proyecto de ley que pretende enviar a la calle a un poco de bandidos, sino mejorar las condiciones de vida de seres humanos que viven condiciones parecidas a la de un animal enjaulado”.

Para Juan David Posada investigador y especialista en Derecho Penitenciario “esta propuesta tiene un carácter de excepción y lo excepcional puede traer inconvenientes, como son en la estructura normativa e inseguridades jurídicas”.  Por eso, para él “la iniciativa debe comprenderse como un paso y no como un fin. Es un mecanismo para ir avanzando en cosas”.

El foro contó con la asistencia de los familiares de presos, quienes mostraron su apoyo a este proyecto que podría F-Bordado-a-Mano--foro--rebaja-de-penas-4dejar en libertad a sus seres queridos.  Como es el caso de Patricia Jaramillo, quien tiene a su hijo en la cárcel condenado por porte de armas, “en el momento él no ha podido obtener  beneficios”. Por eso, en caso de aprobarse, ella espera que su hijo pueda obtener una rebaja, “hay muchas personas que realmente son inocentes, que ya cumplieron sus penas, o les falta poco, y con esta iniciativa pueden salir”, afirma.

Mientras tanto, Luz Dary,  agradece lo aprendido en la cárcel, no solo para no volver a cometer los mismos erroresF-Bordado-a-Mano--foro--rebaja-de-penas-5 que le llevaron al encierro, sino porque pudo aprender un oficio digno. “Me prometí no volver a la cárcel. Me siento sin obstáculos, sin esconderme de nadie, sin temores de que me cojan”, dice.

A sus 48 años, se siente feliz por disfrutar de sus hijos y por haber conocido la Fundación Bordado a Mano, la cual le abrió las puertas para trabajar y así llevar el sustento a su familia. Además, espera que sus amigas que aún están en la cárcel, puedan tener las mismas oportunidades que ella tuvo para trabajar y estudiar y que, en el futuro, se puedan beneficiar del proyecto de la rebaja de penas y recuperar la libertad.

Anuncios